martes, diciembre 05, 2006

20 segundos

La plataforma escénica del Palau de les Arts se rompió el sábado pasado. Según el relato de los hechos que ha hecho casi cuatro días después el consejero de Economía, Gerardo Camps, responsable de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, todo apunta a que uno de los motores que subía la plataforma desde el foso donde se cambian los escenarios hasta la escena se rompió. Para que os hagáis una idea, la plataforma tiene cuatro motores que la suben mediante cables enganchados a cada una de las cuatro esquinas. Al romperse uno de los motores, el resto siguió subiendo, provocando una inclinación de la plataforma, que acabó atascándose. Posiblemente, el resto de motores al funcionar durante un tiempo forzados, también se resintieron. Uno de ellos se rompió y un tercero tiene problemas.

Con esta situación, la plataforma quedó escorada, y de un lado está a un metro del fondo del foso y del otro a tres. Camps ha explicado que la máxima velocidad a la que subía la plataforma eran 0,1 metros por segundo. Un sencillo cálculo nos permite saber que al menos durante 20 segundos una parte de la plataforma siguió subiendo cuando la otra ya había dejado de hacerlo. ¿Qué ocurrió durante ese tiempo?

El consejero ha asegurado que no hubo fallo humano y que todos los sistemas de seguridad que debían parar el sistema en caso de problemas funcionaron. Sin embargo, faltan por explicar esos 20 segundos. ¿Nadie percibió que aquello no iba bien y pulsó (o dejó de pulsar en este caso) el botón?

Seguimos sin imágenes de lo que hay ahí abajo. Puede que estén afectados no solo los motores si no también los cables, las poleas o las guías. ¿Plazo de reparación? No se sabe. ¿Coste de la reparación? Desconocido aún. La Generalitat dice que no lo pagarán ellos (o sea, nosotros) si no que hay seguros. Pero el seguro del contenido del Palau asciende a cuatro millones de euros. La maquinaria costó 27 millones.

Camps ha calificado de 'problema leve' lo ocurrido. Sin embargo, no descarta pedir daños y perjuicios a los responsables, incluso por la mala imagen que este accidente puede dar al Palau de les Arts y a la propia Generalitat.

Mientras, la programación del Palau sufre sensibles bajas (al menos una ópera no se hará y otras dos penden de un hilo). El consejero de Cultura, Alejandro Font de Mora, se limitó a decir que cosas peores han pasado en otros sitios, como el incendio del Liceu o la caída de una lámpara en el Real. Además, acusó a los medios de comunicación de cebarse en la historia. "Habrá medios que informarán de nuestra dolencia antes que de nuestra existencia". Y con eso ya está justificada su actuación. En fin, veremos en qué acaba todo.

1 Comments:

Blogger Alicia Liddell said...

Según me comentan las lenguas de triple filo, la temporada se ha ido al garete y va a costar un patizarrón, ya que habrá que indemnizar a las compañías ya contratadas.
Me imagino que se seguirán pagando los sueldos de la orquesta, los directores y la intendente(a) que, es un suponer, son algo superiores al salario mínimo interprofesional.

5:53 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home