lunes, marzo 03, 2008

El túnel de Germanías

No sé cómo a nadie se le cayó la cara de vergüenza el sábado pasado cuando se reabrió el tunel del Germanías de Valencia al tráfico en los dos sentidos. Este pasaje, el más antiguo de la ciudad, ha tenido que estar cerrado unos meses por las obras del metro. Pero gracias a las Fallas, las obras han acabado en el tiempo marcado. Misterios de una ciudad o incluso de todo un país, incapaz de acabar a tiempo cualquier obra -desde una carretera a un colegio- pero que, por las Fallas, es capaz de hacer trabajar a las empresas las 24 horas del día y una más.

Pero lo que me pone del hígado, como usuario habitual del paso peatonal inferior, es que fuera allí Rita y el consejero de Infraestructuras -con cara de '¿y esto es tan importante?'- se hiceran la foto y posaran tan contentos ante un trozo de asfalto mientras a unos metros se mantiene hecho unos zorros el paso para los peatones.

Desde que se abrió ese túnel da la sensación de que nadie ha pasado por allí ni el mocho. Ya no digo ni una mano de pintura, ni una iluminación decente, ni una mejora para los caminantes en su separación del tráfico que aplaque los ruidos y el humo de los coches. Eso sin contar que en ese túnel hay filtraciones constantes de agua, cuando llueve es como un imenso charco que hay que ir saltando. Todo sin contar que bajar a ese túnel siempre tiene un toque de aventura. Nunca sabes qué te va a pasar. Si encontrarás a alguien meando en mitad del pasadizo, alguien durmiendo, alguien intentando atracarte... Miles de sorpresas vividas.

Quizá a alguien le interese mantener ese aspecto apocalíptico del túnel. Se podrían grabar allí películas de estas del futuro en las que las bandas toman el control de la ciudad... Total, toda metrópoli debe tener su parte siniestra. Y si aspiramos a ser el gran plató del mundo, también debemos tener nuestas porquerías. ¿O no?

3 Comments:

Anonymous Agrónomo en paro said...

Es agradable volver a leerte. Tienes mucha razón. Reabrir el túnel y más de la forma que se ha hecho no se merece ninguna inaguración, pero vienen elecciones y hay que hacer muchas fotos. Es una infraestructura antigua, que se cortó por obras y que no se ha alterado, si acaso para mal. Mañana pueden inagurar el Micalet, con el pretexto de haber lustrado algún escalón. Ahí tendría un filón.
graicas por volver.

12:15 a. m.  
Blogger SrAzul said...

A lo mejor se les ocurre poner paddocks, o discofashion de moda o...

bah! ese trozo no tiene glamour!

Saludos y dime que te parece esta reflexión: http://srazul.blogspot.com

1:46 a. m.  
Blogger Pinkerton said...

Y ahora vendrán los socavones como en Barcelona, por querer terminar las obras a "tot hòstia", es que tenemos unos políticos que se nos salen, aquí, allí, y més allà d'allà a on bramen les tonyines.

10:11 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home