martes, junio 05, 2007

Una historia cotidiana

Cae un sol de justicia mientras X espera el tranvía en la parada Vicente Zaragozá de Valencia. Lleva ya casi diez minutos esperando al siguiente convoy, pero sigue sin verse llegar el siguiente por el horizonte de la gran avenida. No le extraña, es el tercer viaje que hará en el día y ninguno de los tres (hoy la suerte no se ha aliado con él haciendole llegar a las paradas al tiempo que llegaban los trenes) ha bajado de los diez minutos de diferencia sobre su predecesor. Es algo que saben todos los usuarios del tranvía y el metro de valencia: su frecuencia de paso es lamentable.
Sigue leyendo una historia digna de los Hermanos Marx pero que se vive cada día en las estaciones del tranvía de Valencia. Lo cuenta Testigo Accidental.

1 Comments:

Anonymous Balboa said...

Adios a la "tregua"
Elecciones en octubre/noviembre?

4:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home