martes, julio 01, 2008

València, ahir

Decíamos ayer...
La conclusión de todo esto es que este tipo de proyectos no son en realidad periódicos si no panfletos –‘hazme un periódico para sacarme todos los días’ - y como tales pierden sentido cuando el que debía salir ya no tiene interés. Mientras, los periodistas de base contratados pasan meses sin cobrar, como les ocurre a los de Diario de Valencia, y al final se quedan en la calle mientras otros han cumplido sus objetivos.
Ais... En fin, que no, que ni me he muerto, ni me han censurado por salir en ADN (como me preguntó preocupado un amigo que sabe que hago este blog), ni he quebrado... Aunque sí es cierto que tenía esto como un solar cualquiera en plena crisis inmobiliaria (y no inmobiliaria, coño). Que sí, que yo digo y escribo crisis y no se me caen los dedos al suelo.

Hay dos cosas que me advirtió un amigo que llevaba en esto de los blogs mucho antes de que yo supueria lo que era uno, que llegaría el momento en que me cansaría. No sé si es cansancio o exceso de trabajo, pero ocurre que llega un día en que no actualizas porque estás muy liado y cuando te das cuenta te da hasta vergüenza entrar a tu propio blog por si hay lectores que te reclaman que escribas. Y cuando una cosa que creaste para desahogarte se convierte en una obligación es cuando empiezas a plantearte si no es mejor tomarse una cervecita bien fría en una terraza que intentar pontificar.

Pero que no cunda el pánico. O que cunda. Da igual. En todo caso ni el mundo se va a acabar porque escriba ni porque no. Fíjate si han pasado cosas durante estos meses sin que la ausencia de mi rayo desestabilizador haya podido evitarlas... Tantas que ahora sería incapaz de recordar dos. Bueno, hay una que sí recuerdo porque hace referencia a la última entrada antes de esta y es la boda de Ferran Villalonga con una señora que es creo prima suya. En fin, que cualquier día se nos casa Rita con un hombre y aquí paz y mañana bollos con chocolate para desayunar. No seré yo, en todo caso, quien diga con quién se tiene que casar cada uno o una. No se vea en esto una censura si no la curiosidad de haber visto la foto en la contraportada de Las Provincias del día de autos.

Lo que tiene el cerebro, y más el mío, es que es muy selectivo, sobre todo si le quedan pocas neuronas. La falta de espacio hace muy caprichosos a los recuerdos que almacena y más los que evoca. Mi cabeza hoy ha recordado aquella vieja entrada sobre Valencia Hui, la que os citaba al principio, a raiz del cierre del rotativo. Dicen -haciendo de la necesidad virtud- que se pasan a Internet porque es lo que piden los tiempos. Imagino que no tendrá nada que ver que llevasen meses sin pagar las licencias de los programas del ordenador que usaban para hacer el periódico...

Pues nada, por el camino nos hemos quedado sin Valéncia Hui y también, porque esconderlo, sin Info TV, que también se pasa a internet, aunque las diferencias de calidad entre la cosa y la tele eran tan notables como sus distancias ideológicas.

Y ahora viene el verano, y las vacaciones y la CAM saliendo a Bolsa, y Camps presumiendo de F1 (¡a quién le importa la Copa del América, ese evento soso y sin gracia comparado con el rugir de los motores), y los constructores dejando a Rita con el culo al aire en el Cabanyal, y la crisis... Y España ¿qué? ¿Otra vez cayó en cuartos?

3 Comments:

Blogger Felip said...

Ja era hora!

Tan bé com escrius, és una llàstima que no ho faces més sovint. Però com tu bé dius, açò ho has de fer per gust i no per obligació, o siga que esperarem a que et vinga en gana escriure, que segur que paga la pena :P

I és una llàstima el tancament això del Valéncia Hui, jo que m'hi volia posar a treballar quan acabe la carrera... Hahahaa, és broma.

Adéu!

5:58 p. m.  
Blogger Tirant al cap said...

Benvingut de nou!

2:56 p. m.  
Anonymous Uno que pasaba por aquí said...

Respecto al término Valéncia/Valencia/València hay una serie de artículos muy interesantes del catedrático Jordi Colomina, académico de ese invento zaplanista llamado AVL, publicados en Levante-eMV de gran interés filológico.

Respecto a la crisis, es saludable que desde la izquierda se empiece a hablar con propiedad de la situación económica. Ahopra faltan soluciones que vayan más allá del populismo de los 200 euros.

En cualquier caso, me alegro de verte de nuevo por aquí.

7:50 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home