viernes, mayo 11, 2007

Camps se pasa de frenada

¿Decidirá el multimillonario Bernie Ecclestone quién será el próximo presidente de la Generalitat o lo haremos los valencianos? La pregunta habría resultado surrealista hace sólo unas horas. Sin embargo, en este momento, cataliza el debate civil porque el amo de la Fórmula 1 automovilística se ha permitido el lujo de condicionar, ante el escándalo de mucha gente, la celebración de un gran premio en las calles de Valencia a que su amigo Francisco Camps (y la alcaldesa adjunta, Rita Barberá) renueven su mayoría en los comicios del 27 de mayo. ¿Por qué ha sido posible?

Sobre todo, porque los dirigentes del PP valenciano van montados desde hace mucho tiempo en un juggernaut cada vez más desbocado y, como los adoradores de Krishna, cabalgan el mitológico vehículo de 16 ruedas dejando a su paso una estela de despojos distinguidos.
Sigue leyendo a Adolf Beltran en su blog La batalla valenciana.

1 Comments:

Anonymous Balboa said...

Y nadie entra al verdadero nucleo del asunto. Una sociedad "aborregada" por los medios de comunicacion, se vuelva facilmente en efectismos, esto es como los regalos de Navidad. Quien ha construido esta sociedad? quien se ha cargado la escuela publica negandole medios personales y eonomicos y favoreciendo planes de estudio demenciales?
Aborregar a la sociedad trae estas consecuencias y la clase politica en general, unos y otros, se han esforzado de lo lindo en conseguirlo.

Donde estan los programas?

3:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home