domingo, junio 10, 2007

Crear ciudad

Suelo guardar los ejemplares de El País Semanal. No se trata de coleccionismo, si no de la posibilidad de releer algunas entrevistas o reportajes con el tiempo o, simplemente, de leer artículos que no leí en su día. Al fin y al cabo el colorín de El País hace mucho que dejó de estar pegado a la actualidad, algo que lamento.

Esta semana pasada leí la entrevista a Richard Rogers, premio Pritzker –el Nobel de la arquitectura- y autor o coautor de edificios como el Centro Pompidou de París o la T4 de Barajas. Considerado el arquitecto de cabecera de Tony Blair, Rogers repasa en la entrevista varios aspectos de su actividad. Me quedo con su reflexión sobre la regeneración de las ciudades. Y aunque Rogers se refiere al Reino Unido, sus palabras se pueden aplicar sin problemas a nuestro país.

[Tony Blair]ha asentado las bases para la regeneración de las ciudades británicas. ¿Cómo? Densificándolas. Ha dado prioridad a reconstruir los núcleos urbanos en lugar de apostar por la expansión y el crecimiento, que es lo que las ciudades suelen hacer hoy. Por primera vez en mucho tiempo, la gente está regresando, volvemos al centro. Manchester, por ejemplo, ha pasado de tener un centro sin residentes a tener 250.000 ciudadanos que han elegido vivir allí. En Liverpool sucede lo mismo.

[Eso es importante] porque es la vida diaria de los ciudadanos lo que construye una ciudad. Una ciudad habitada está siempre más cuidada. No podemos tener vacíos en el centro por delincuencia y salir a construir fuera como si en el corazón no pasase nada. Las ciudades deben tener un límite. Antes que apostar por extender hay que tratar de recuperar y sanear los centros.
Estaría bien que alguien reflexionase sobre esto.

3 Comments:

Blogger Alicia Liddell said...

Pues sí, esas son las conclusiones a las que llegó la Bienal de Arquitectura de Venecia el pasado año. Ciudades de alta densidad, con un eficiente sistema de transporte público son las que articulan, valga la redundancia, una vida ciudadana correcta. Como ejemplos, NYC o Barcelona. Ejemplos de lo que no se debe hacer: México DF o LA.

8:18 a. m.  
Blogger Rafa Porcar said...

Está pasando algo curioso. El modelo anglosajón se está aplicando en Europa (tradicionalmente más denso); mientras que el europeo es hacia el que trabajan las ciudades anglosajonas (hastiadas del dominio del coche)- por ejemplo, para no repetir a Alicia, Portland.

Lo que dice Rogers es de sentido común, y como tal, no será bien visto por nuestros dirigentes (deslumbrados por las suburbias de los años 60)

Muy interesante post

9:28 a. m.  
Anonymous una valenciana said...

Muy interesante este tema. Estoy de acuerdo con ello. El origen del estilo americano, el sprawl urbano, como le llaman ellos, tiene su origen en el crecimiento del uso del coche en los 50, y en la misma imagen del sueño americano, con su casita perfecta y su mujer perfecta cocinando tortitas como Doris Day.

La decadencia del mismo modelo no está en LA, que es algo inabarcable, y horroroso como ciudad, que más bien es un centro de conexiones por carreteras y autopistas que una ciudad con sentido de vida urbana realmente, el modelo más decadente y preocupante es el de las ruinas de Detroit, donde el centro de la ciudad, e incluso alrededores, fue cayendo en la decadencia más absoluta.

5:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home