martes, julio 10, 2007

El silencio de los borregos

"Nuestros puertos, especialmente el puerto interoceánico de Valencia, son la puerta de Europa en su tráfico con Asia y hay que potenciarlos. No hay excusa para dilatar la ampliación del puerto de Valencia, una inversión que posiciona estratégicamente nuestra actividad comercial". Rafael Ferrando, presidente de Cierval, 5 de julio de 2007
Si buscan ustedes ahora a Ferrando y le piden que repita esto, tengan por seguro que no lo hará. No es el único. Ni Rafael Aznar, presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, que se ha cansado de insistir en los últimos años que la ampliación del puerto debía empezar ya para no perder competitividad con Barcelona. Ni Arturo Virosque, presidente de la Cámara de Comercio, que también apoya la ampliación de Valencia. Ni Rita Barberá ni Francisco Camps… Ahora nadie se atreve a decir lo que decían hace apenas unas semanas. Se ha producido un silencio ensordecedor.

Desde que Ernesto Bertarelli dijo que le horroriza que sus amigos ricos tengan que beber champagne con los espantosos contenedores de fondo y que por tanto se llevará la Copa del América si se amplía el puerto comercial de Valencia, todos se han callado. Aquello que era importantísimo, urgentísimo y otras miles de cosas acabadas en ísimo, incluido lo malísimo que era Zapatero por retrasar el inicio de las obras de ampliación, ha desaparecido. Nadie dice nada.

Bertarelli ha conseguido marcar la agenda del puerto. Y los políticos y empresarios valencianos, algunos a sueldo cuanto menos moral (o inmoral) de la Generalitat, se callan y le siguen como borreguitos. Cuando haya una decisión todos reescribirán su discurso. Si se queda la copa, no habrá problema en “acompasar” (dirán, cuando deberían decir retrasar) las obras de ampliación con las regatas. Si se va, volverá el discurso de hay que ir a toda máquina para que Barcelona no nos gane. Pero la decisión entre una opción u otra no la tomarán los políticos o los empresarios. La tomará Bertarelli.

Ya no se trata de si es bueno o malo ampliar el puerto en Valencia o mejor hacerlo en Sagunto (yo personalmente apuesto por lo segundo). Se trata, una vez más, de que en esta ciudad parece normal que venga un multimillonario y ponga condiciones a cómo debemos crecer o cómo debemos votar y que a todos nos parezca de lo más normal.

Llegará un día en que Bertarelli y Ecclestone montarán una sociedad conjunta, por ejemplo Bertone Ltd, y tomarán posesión del puerto y lo que le rodea. Como ahora, cuando son capaces de negar la entrada a la dársena del Rainbow Warrior porque al fin y al cabo son ellos quienes la gestionan. Es suya hasta octubre. Y quizá para siempre.

2 Comments:

Blogger Pinkerton said...

Estaría bien comentar las palabras de la ministra de Fomento en las que reconociendo que la ampliación no provoca daño ambiental se retrasa sin razones objetivas la declaración oficial que permita la ampliación.

¿Realmente nos preocupa el puerto? ¿o es un arma arrojadiza más entre unos y otros?
Por que da la sensación de que se apoya y se opone la gente a la ampliación al son que más calienta.

3:34 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

la ampliacion del puerto es necesaria, pero la copa america tambien, no nos vayamos a los extremos!!!
lo mjor seria copa con ampliación.
SI HAY SOLUCIÓN, DE QUE TE PREOCUPAS?
SI NO LA HAY, DE QUE TE PREOCUPAS?
no nos toca decidir a nosotros! que sea lo que tenga que ser!!!!!

9:24 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home