martes, noviembre 11, 2008

Mariscal y las 'animaladas de Calatrava'

El diseñador valenciano Xavier Mariscal se ha soltado hoy en Valencia. Con esa inocencia fingida que tan útil le resulta para decir lo que piensa, Mariscal, que andaba hoy por la ciudad. Reproduzco a continuación el teletipo de Europa Press con sus declaraciones. No tienen desperdicio.

El diseñador Javier Mariscal criticó hoy, durante la presentación en Valencia de su última exposición 'Bombay Sapphire Design Exhibiton', el "caos absoluto" y "bestial" del urbanismo valenciano y las "animaladas" que "hace" en la ciudad el arquitecto Santiago Calatrava. De éste aseguró que "hay" quien diga que es el arquitecto "más guay del mundo", y opinó que "igual aquí sí, pero en otros pueblos no".

Mariscal se pronunció en estos términos durante la presentación de su última exposición a los medios de comunicación en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento, en la que se encontraba también la concejala de Cultura, María José Alcón, que tuvo que interrumpirle en alguna ocasión para recordarle que "el pluralismo y el respeto a todos los artistas es lo que hace a una ciudad grande; el respeto a la libertad y a la forma forma de pensar de todas las personas", recalcó.

No obstante, el diseñador insistió en que, a pesar de que la ciudad le parecía "chula" y que le encantaba ver los edificios y la luz, en ella están presentes las "animaladas" de Calatrava y una especie de "caos absoluto y bestial" que cada vez más "se parece al desastre de Madrid". Sobre ello, aseveró que "hay gente a la que le encanta que todo crezca más, que haya cada vez más autopistas y se eche más cemento" pero mostró su deseo de que "no creciera tanto y tan desordenamente, con tanto cachondeo".

Aseguró que no le parecía "positivo" cómo se planteó el Museo de las Ciencias de las ciudad o el "último cacharro" de Calatrava, ya que a su juicio "falta un programa y una seriedad". Sin embargo, reiteró que hay gente a la que le parece que Valencia necesitaba esto, "estas animaladas", porque así "sale en el mapa". "Yo creo que no", apostilló.

En este sentido, lamentó que ya casi no exista el paseo de Valencia al mar, puesto que "no han dejado nada" y "no se aprecia el secano" de la ciudad. En su opinión, se tendría que hacer un urbanismo "distinto", aunque, según los votos, dijo, "aquí la gente está emocionada con estas políticas, con echar cemento y con hacer autopistas".

En este momento, María José Alcón le recordó que la libertad de expresión es un "valor importante" en la sociedad, y subrayó "el pluralismo que tenemos, la objetividad y el respeto" que, dijo, "debe ir siempre por delante de cualquier opinión".

Así, Alcón insistió en que Valencia tiene un tamaño "muy acogedor", es una ciudad "muy alegre, que ha crecido racionalmente y que tiene un clima extraordinario". La describió como "culta, bella y de futuro", que "a unos les gusta y a otros no, eso es algo muy objetivo", puntualizó. Ante ello, Mariscal le contestó que él no había dicho que Valencia no fuera bonita.
Lo de "el último cacharro de Calatrava" me ha llegado al alma. Aquí abajo os dejo una foto del otro día, cuando los Camps, Gerardo y Francisco, y el arquitecto guay fueron a ver L'Àgora, ese monstruo espantoso de hierrajos que se ve detrás del trio calavera.

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Es evident que València, amb el seu pes demogràfic, mancava de diverses infraestructures culturals, entre d'altres d'un teatre d'òpera. Una altra cosa és a qui es va adjudicar el disseny de l'obra i quin ha estat el preu final. No és raonable que el pressupost inicial de 80 milions d'euros haja esdevingut al final de 320 milions (!) per un Palau de les Arts amb una acústica pèssima, amb molts seients sense visibilitat i, a més, sense defensa contra inundacions (octubre del 2007). Algun polític hauria d'assumir responsabilitats.

6:08 p. m.  
Blogger Swoosh said...

Lo peor ya no son los "cacharros" sino el poco gusto con el que se amontonan unos casi encima de otros, restandose belleza. Yo el agora la habrioa puesto en otro lado porque su cuspide casi rozará los tirantes del puente y eso si que no hay nadie que le parezca bonito. Lo mas fuerte seria que de repente supieramos que no se peude abrir el techo del todo porque hay peligro de contacto con elpuente, y si no, al tiempo que éstos son unos chapuceros.

9:09 p. m.  
Blogger El Grifo said...

Pues a mí toda la CAC me gusta.
Y mucho.
Otra cosa es lo que todos pensamos, que haya costao una barbaridad (o una barberidad), en vez de hacernos Calatrava un precio, que "tots som de casa".

Y tres hurras por Javier Mariscal, que les dice a los peperos del ayuntamiento lo que más les jode a la cara.

11:26 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Como me gusta mariscal!!! Lo conozco y es cierto eso de su "inocencia fingida" pero siempre es una brisa de aire fresco

9:53 p. m.  
Blogger Alegria De La Huerta said...

Un crack... para mi la CAC que la padezco cada día es un monumento de postal y ya está. Algo a lo que por un día puedes decir Ahhhh! y quedarte sin palabras, pero después reaccionas y ves que no está hecho a la medida del ciudadano. Obras faraónicas y descontextualizadas.

12:15 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

...mmm... te has dejado lo que dijo de la amiga de Rita (que Rafa Ventura Meliá también se dejó en su crónica del Levante, jijiji...)

12:01 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home