viernes, mayo 11, 2007

Todo vale

Las consecuencias de la política del todo vale se han manifestado estos días con rasgos casi cómicos en la Comunidad de Madrid, y con un particular acento ventajista en la de Valencia, y amenazan con prolongarse durante toda la campaña.

(...)El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, ha mostrado su "agradecimiento" por el anuncio de Bernie Ecclestone de condicionar la concesión de una de las pruebas de fórmula 1 a celebrar en esa comunidad a que el PP siga gobernando en ella. El patrón de las carreras de coches tiene derecho a elegir dónde se celebran las carreras, pero no a hacer campaña de manera tan burda por un partido concreto en vísperas de unas elecciones para las que no está censado.
En el editorial de El País de hoy.
__________

Que Ecclestone, al que se le da una higa Valencia y la Comunidad Valenciana, actúe con esta prepotencia, no resulta sorprendente; pero que el presidente de la Generalitat se preste a ser el costalero del mandarín de la fórmula 1 provoca bochorno a cualquier persona que se sienta ciudadano antes que súbdito. Francisco Camps, ante el chantaje de Ecclestone, debería haber hecho honor al cargo que ocupa y reclamar para la Comunidad Valenciana el Gran Premio de Fórmula 1 con independencia del resultado electoral. Es lo mínimo que se le puede exigir cuando todas las gestiones, todos los viajes y todos los agasajos han corrido por cuenta de los contribuyentes y no, que se sepa, de su peculio particular ni del de su partido, gran protagonista del acto electoral de ayer financiado con dinero público.
Josep Torrent, hoy, en El País.
__________

En cualquier caso, la decisión del magnate supone un agravio. Objeta la legitimidad democrática y desconfía del orden de las alternancias. Camps no refutó el planteamiento del empresario. Lo asumió, vinculando su victoria al desembarco de la F-1. Perdió así una oportunidad de oro para privilegiar el interés general. Los socios que explotarán el circuito deben andar perplejos ante una cláusula que vulnera la soberanía y que supone un desaire a la dignidad ciudadana.
Jesús Civera, hoy, en Levante-EMV.
__________

Para este descarado mangoneo no ha habido disimulo. El patrón del premio puso ayer la condición y el presidente Camps, lleno de euforia, le agradeció al magnate la atención con tanta falta de pudor como de escrúpulo democrático. Es decir, que si se tratara de un evento que en realidad beneficiara a Valencia, lo primero que tienen que hacer los valencianos es votar a Camps, obedeciendo al magnate, y si no gana Camps, que se jodan Valencia y los valencianos. Gran ejemplo, como se ve, de la atención a los intereses generales y no a los privados. Todo un testimonio de patriotismo.
Fernando Delgado, hoy, en Levante-EMV.

1 Comments:

Anonymous Balboa said...

Encima el PP lleva la campanya al terreno que le interesa y contentos. Y la izquierda reacciona dandole mas propaganda al evento. En fin, que hasta el 2011 mas de lo mismo.

3:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home