martes, octubre 16, 2007

Riadas de ayer y de hoy

Se quejan, con cierta razón, los vecinos afectados de que los puentes se cegaron con las ramas, las cañas y los materiales arrastrados por el río, lo que agravó la inundación. Echan la culpa a la Confederación Hidrográfica del Júcar por no tener limpio el cauce de polvo y paja. El organismo hidrológico alega que no es así y que era imposible que el río Girona absorbiera semejante riada. Sin duda, hay aquí un motivo para la polémica. Lo hay menos, porque resulta mucho menos discutible al observar lo ocurrido en Calp, en Xàbia y en la playa de Dénia, a propósito de la irresponsabilidad en la planificación territorial y urbanística.

La acumulación de coches arrastrados por las aguas como si fueran juguetes delata con meridiana claridad en Calp que los barrancos y los ríos han buscado, bajo la descomunal presión de toneladas de agua, sus cauces naturales, ahora urbanizados. Parece mentira, pero hasta hace poco no obligaba la ley a incluir la cartografía de riesgo de las zonas inundables en las actuaciones urbanísticas. Se han convertido ramblas en calles, barrancos en colectores y marjales en pueblos. De vez en cuando, con trágica reiteración, el agua reivindica con furia sus dominios.
Adolf Beltran, en El País.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Calpe no dispone de red de alcantarillado porque, para los sucesivos gobiernos, nunca fue una prioridad: las zanjas y las incomodidades les hacen perder votos. Esto es posible que haya sumado riesgos para drenar toda el aguar caida.

2:42 p. m.  
Blogger Alicia Liddell said...

Vivan las redes de saneamiento.
Joer, esto parece, con todos los respetos, Bangladesh.

4:55 p. m.  
Blogger LoveSick said...

Tal vez te interese, han trincado a Pla en un asunto no demasiado limpio (tampoco sucio, tal y como están las cosas por estos lares) y en los medios de PRISA le están dando una inusitada publicidad. Al parecer una constructora pagó íntegramente las obras de su casa... ¿Una amable invitación a que abandone el cargo?

7:06 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home